ÁNGEL PERIS

Hangzhou, 7 de mayo de 2020

Interview

¿Cómo estás viviendo el confinamiento, ha influido esta circunstancia en tu proceso creativo?

El confinamiento en Hangzhou terminó en marzo. A principios de febrero empezaban las restricciones de salida a la calle y aumentaba el control. En China resultaba muy complicado hacerse una idea de la dimensión del problema en aquellas fechas, especialmente porque se había juntado el inicio del virus con el año nuevo chino, lo cual implica cada año un gran movimiento de gente volviendo a sus lugares de origen y el país entero se paraliza por un par de semanas.

Yo me acababa de mudar a un pequeño estudio en el centro de la ciudad, junto al Lago del Oeste, lo cual fue una gran suerte. Durante este tiempo he podido pintar y crear mi propio mundo íntimo y, cuando empezaba a pasar el estado de alarma, puede escaparme alguna madrugada al lago y disfrutarlo en una profunda serenidad.

Por suerte, aquí en Hangzhou, a día de hoy todo parece haber vuelto a la normalidad y ya están empezando a abrir las escuelas y universidades. La situación parece estar controlada y la gente está más tranquila. Hasta parece ser que podremos hacer la defensa de tesis de manera presencial y se darán lugar a ciertos actos de mi graduación en CAA (China Academy of Art).

¿Cómo crees que afectará esta situación actual al ámbito cultural?

El ámbito cultural me parece un cuerpo líquido en nuestra sociedad: Se adapta a las circunstancias en las que se desarrolla, pues esa es su naturaleza. Esta situación de alarma ha modificado el panorama social en todo el planeta de forma inesperada y eso seguro que se verá reflejado en el ámbito cultural ¿cuál serán los cambios? Quien puede asegurar algo… más que nunca, estos días estamos atentos a la situación actual de los demás países del mundo, pero también ha aumentado mucho la sensibilidad por lo local. Ese contraste me parece relevante.

Estas últimas semanas, hablando con otros artistas y comisarios en Hangzhou, me ha llamado la atención la manera en la que China está evolucionando a nivel social. La visión que se le está dando al panorama artístico y cultural parece estar saliendo de la ola del discurso de la globalización y empieza a centrar su atención cada vez más en lo que sucede en el entorno nacional. Me pregunto si estamos ante una nueva necesidad de revisión de la cultura local también en Europa o si China está atravesando un proceso de evolución propio.

¿Transmitirías algún mensaje al mundo del arte?

El mundo del arte tiene muchas esferas, capas a las que no tengo acceso, ni con mi mente ni con mis palabras. Aun así, tengo la sensación de que, en esté sobresalto en los procesos del planeta, el arte encontrará una nueva energía que ha de destacar en la línea del tiempo. Esto no solo se aplica al arte, claro está, sino a toda la sociedad en general. Son tiempos extraños para todos y muchos sentimos un espacio nuevo que se abre entre una rutina descompuesta. Es en ese espacio donde nuevas visiones del mundo y de uno mismo son posibles y necesarias, ahora más que nunca.