DETRITUS

San Sebastián, 22 de abril de 2020

Interview

¿Cómo estás viviendo el confinamiento, ha influido esta circunstancia en tu proceso creativo?

Estaba comenzando a ilustrar un relato, ya estaba en fase de bosquejar a lápiz las láminas cuando dijeron que al día siguiente nos confinábamos. Cogí las láminas, plumas, pinceles y tinta y me fui a encerrarme en casa de mis aitas pues tengo que atender a mi aita todos los días. Afortunadamente había acabado mi último lienzo y el trabajo en el que estaba era portátil. Con el confinamiento me he concentrado un montón en el trabajo del pincel y de la plumilla y he quedado súper satisfecho.  Anímicamente por la temática del relato, no he tenido que salir de la tragedia en que vivimos, si no que esta ha acompañado e incluso favorecido la elaboración.

¿Cómo crees que afectará esta situación actual al ámbito cultural?

No me importa mucho el tema porque cada vez me gusta más ser un marginal y estar separado del tinglado cultural contemporáneo. Así que no pienso en ello, pero si lo hago no creo que cambie mucho como en otros hábitos de la actividad humana. Igual hay un poco de fashionable paripé, pero todo seguirá básicamente igual, cada cual queriendo ser más importante que el vecinoa y sacar más dinero cueste la crueldad que cueste.

¿Transmitirías algún mensaje al mundo del arte?

Que todas las especialistas que dirigen el establishment cultural y todas las artistas que se pliegan a sus dictados son la academia y muy ridículas.