IÑAKI GURIDI

San Sebastián, 30 de Abril de 2020

Interview

¿Cómo estás viviendo el confinamiento, ha influido esta circunstancia en tu proceso creativo?

Con respeto a todas las víctimas y gente que ha sufrido los reveses de esta crisis, en mi caso ha influido y de manera muy provechosa. He podido parar en muchos ámbitos de mi vida, sobre todo profesionales poco creativos y empezar nuevos proyectos más novedosos y creativos, por lo tanto, el espacio que se ha generado con este parón, la pausa que ha conllevado la pandemia, ha generado una brecha en el flujo productivo que ha servido para que aire fresco entre y se escuchen los cánticos de los pájaros que inspiran mucha calma e inspiran la mente.

¿Cómo crees que afectará esta situación actual al ámbito cultural?

Definitivamente nos vemos abocados a una digitalización de la oferta, a una deshumanización de la relación entre obra y espectador. Ahora, la vertiente analógica, el volver al estado físico de las cosas, de las relaciones humanas y del arte, volverá aún si cabe con más fuerza, en un grupo más reducido de gente, pero más auténtica.

¿Transmitirías algún mensaje al mundo del arte?

Que más que nunca una mirada creativa y compasiva hacia nuestro mundo, la sociedad y la cultura es necesaria. Más que nunca se ve que este sistema impuesto no funciona, el que cada 4 años nos obliguen a decidir entre rojo o azul, entre verde o naranja me parece que es una mirada que hay que transgredir. Es el mensaje de siempre, pero esta crisis nos ha retransmitido en directo lo débil e inútil que es este sistema en el que vivimos.